Pokemon Go: ¿plaga o don?

En los últimos meses hemos podido ver como una nueva generación de videojuegos se abre paso en nuestros dispositivos. Cierto es que el mundo de la Realidad Virtual ya había demostrado lo fuerte y versátil que es con la aparición de Invizimals1 y antes que este popular juego, el Geo Caching2.

Pues bien, Pokemon Go, no deja de ser la integración de la Realidad Aumentada en un videojuego, ya que esta aplicación consiste en “cazar” los Pokemon que hay cerca de cada usuario, combatir contra los Pokemon de otros usuarios y visitar sitios específicos.

Cierto es que el videojuego ha generado una gran polémica en su corta vida, ya que hay gente que no diferencia lo que es un juego de lo que es la vida real y suceden casos como el de Japón, donde un conductor atropelló a una mujer causándole la muerte (D.E.P.), mientras perseguía Pokemon. Pero no hace falta irse a problemas tan graves. El pasado mes de julio, el popular juego desató la locura en Central Park al aparecer un Pokemon raro. Y estos, son solo
algunos ejemplos….

¿Con esto quiero decir que Pokemon Go sea el demonio personificado y que su utilización vaya a destruir la sociedad? No, la tecnología carece de valores por si misma,no puede ser buena o mala, todo depende de como la usemos los usuarios…

Y ahora viene la segunda pregunta clave y que le da sentido a esta entrada de blog: ¿Deben los menores jugar con Pokemon Go?

Bien, parémonos a pensar por un momento: cómo aprendimos nosotros mismos que si en un columpio cogías demasiado impulso te tenias que sujetar más fuerte si no querías volver a casa con las manos y las rodillas llenas de dolorosas heridas. ¿Cómo aprendimos que la plancha quemaba? A todas las preguntas, la respuesta es la misma: probando que pasaba si… Es evidente que los adultos debemos procurarles una seguridad a los más pequeños, pero esto no quiere decir que no puedan descubrir por sus propios medios. Además, las “Pokeparadas” (lugares que el videojuego anima a visitar), son en muchas ocasiones lugares pintorescos y monumentos que en algunas ocasiones incluyen una reseña. Por no hablar de los beneficios que tiene la gamificación.

Imagen de Pokemon Go

|||||||||||||||||||||| Captura de una de las primeras pantallas que nos ofrece el videojuego Pokemon GO

Entonces, ¿cuál es la conclusión? Sencillamente educar a los niños para que sepan donde están los límites de un videojuego. No se puede tener a los más pequeños metidos en una burbuja y menos aislados del mundo tecnológico ya que el mundo en el que se tendrán que desenvolver por sus propios medios, va a estar repleto de tecnología. Con esto no quiero decir que haya que motivar a los niños a jugar solo con los dispositivos tecnológicos, de hecho soy un gran defensor del pilla pilla, el escondite inglés, bote botero y una infinidad de juegos que nos alegraron la vida a aquellos que nos ilusionábamos al ver un videojuego en 8 colores. Simplemente quiero decir que igual que se educa en no dejar los grifos del agua abiertos, también hay una serie de normas cuando se utilizan los videojuegos.

 


1Invizimals es un videjuego para PSP que apareció en 2009 y que se basa en la Realidad Aumentada.

2Geocaching, es un juego (no se puede considerar videojuego), en el que los participantes obtienen unas coordenadas GPS, que le llevarán a un lugar específico donde otro jugador ha dejado previamente un “tesoro” escondido. Para más información pinchar aquí.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on VKEmail this to someone

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *